L’esperimento che stai per fare si trova nel campo della cognizione numerica non simbolica; cioè, studiamo cosa succede nel cervello quando si fa la matematica.

– We can meet again on Wednesday. I will also invite Damiano, you will see, he is pretty intelligent… but he is always late, so don’t be so punctual.

Era un 4 de Julio de 2016. Una Padova calurosa e húmeda. Una española recién llegada. Naviglie empañada por culpa del agua salada.

Prima di tutto, vedrai una croce biancha sul centro dello schermo che ha una durata tra 1000 e 1250 ms, dato che l’esperimento copia in questo aspetto quello di Gebuis&Reynvoet (2012b).  

– You haven’t try focaccia yet? Okay, we will have that for lunch.

El siciliano me da conversación. Habla inglés. Parece simpático. Nos sentamos en las escaleras de Portello y hablamos del verano. Le cuento mis viajes en un pobre e incipiente italiano Me confiesa que ha escrito poco de su tesis. Me explica el concepto de convex hull  con un sencillo ejemplo.

Gli stimuli si succedono velocemente, quindi non ti preoccupare se non riesci a essere assolutamente preciso. Sapiamo che il compito è impossibile e quindi sappiamo che farai un sacco di errori.

Los días pasan y pasan. Esfuerzos por entender un algoritmo cuando no se programa. Arroz con pollo en la primera pausa pranzo en mi casa y pasta con piselli y carotti en la primera pausa pranzo en la suya. Un mensaje que transforma una tarde triste de septiembre en una premiere de los Beatles. Hablar de feminismo en una mensa Universitaria. El descubrimiento de mi intolerancia ante las canciones tristes. La aspiración fuerte como indicio de sorpresa que contagia. Raphael Gualazzi ft. Jorge Drexler. El cambio del río en Portello a lo largo del año y del tiempo. La risa combinada con el análisis de varianzas. Una canción a guitarra, la única que conserva mi móvil, escrita en tardes poco inspiradas. París, su laurea, y la compañía en la distancia. Halberda y el Whatsapp. Fotografiar la noche en una Padova de niebla. Una película de Roberto Benini. La sorpresa ante la nacionalidad de mi ex-pareja. Escuchar una canción solo antes sentida por dos personas. Permeare como una palabra difícil. La operación “C1 Gennaio”. Horas extras en un sótano transformado en laboratorio.

Un café en Signori donde el tiempo, en una mesa, permanece en pausa.

– ¿Sabes por qué todo el mundo quiere estar siempre contigo? Porque tienes la capacidad de hacer a la gente sentirse especial. Y de algún modo, en ese impulso narcisista que tenemos todos, eso resulta atrayente.

Un viaje al interior de mi propia isla.

Cena de arancine en la Vía Jacopo Crescini.

Allora, facciamo una prova con il microfono e cominciamo l’esperimento. Quando sia pronto dimmelo pure.

*   *   *   *   *   *   *   *   *

Acompaña al último sujeto al hall del edificio de “Psico 1”. Rutina en las frases de despedidas. Apretón cordial de manos. Sonrisa de monotonía. Baja las escaleras de dos en dos. El día ha acabado. Apaga el ordenador. Desconecta el micrófono. Coloca la silla. Se pone el jersey, se abrocha el abrigo, se anuda la bufanda. Dedica una última mirada al interior del laboratorio como medida de seguridad antes de apagar la luz. Asiente levemente con los ojos y cierra, tras de sí, la puerta.

Sube al primer piso para dejar la llave. Apoya la bolsa del portátil en el suelo, abre la mochila, coge la cartera, saca de manera automática la tarjeta de ella. Una secuencia de actos que hace, que ya no piensa. Sujeta las llaves con la mano izquierda. Con la derecha acerca la tarjeta al lector de la pared, y espera.

La máquina pita. La pantalla se ilumina.

DE MARCO, Damiano.

Sonríe al ver el nombre, sin darse cuenta. El automatismo de sus actos interrumpido por un recuerdo, ya lejano. Recuperada en el presente. Conectada en el presente.

Le piensa por un segundo.

.

.

.

Le siente en la distancia.

Deja las llaves en su sitio.

Se pone los cascos y busca la única canción que su móvil tiene descargada.

Se pone en marcha, sonriendo y tarareando, de vuelta  a casa.

 

– Inés –

Advertisements